La Justicia europea da la razón a España y considera que cualquier ciudadano tiene derecho a la cancelación de sus datos personales en buscadores cuando la información hacia la que enlacen trate hechos carentes de relevancia pública