Varios altos ejecutivos de Microsoft temen por su continuidad en la empresa ante la posible y próxima remodelación de la plantilla. Además, la mayoría de los miembros de la compañía desconocen el rumbo de los futuros cambios