El ciber-espionaje a objetivos específicos ha aumentado el 42 % en 2012, y en el 31 % de los casos los ciber-criminales han transgredido la seguridad de grandes instituciones a través de pequeñas empresas a las que