Sony, Microsoft y Nintendo, los tres gigantes del sector de los videojuegos, se podrían ver amenazados por la irrupción en el mercado de nuevos actores que ofrecen productos en mayor sintonía con las exigencias de jugadores y